miércoles, 12 de septiembre de 2012

Charco verde (óleo en tela) 73x60

 
El Camino del Charco Verde (de Arenas de San Pedro- Ávila)
Hay un camino que añoro
desde el puente Pelayo hasta el charco.
 
Empieza con un hasta luego
a esa agua cristalina y verde,
a ese breve remanso
hecho por el rio capado,
para dejar frescos lo cuerpos
de los que en esas cocinas de piedra
preparan buenos asados.

 Y como el dios que te sientes
entre tanto pino y tan alto,
hasta luego dices desde el cielo;
hasta luego dices desde el alto.
 
Es el camino sencillo;
es fresco y relajado.
 
Es sencillo por qué es llano.
Es fresco por qué te acompaña el rio;
Relajado, por el canto del ruiseñor,
y chich, chich
de la chicharra en el árbol.
 
Ves el cielo palmo a palmo
cuando le da permiso el chopo,
buen vecino del alto y viejo pino,
del aliso, del roble y del castaño.

 Llegas después de pocos pasos
“por lo agradable del trazo”
a un espejo caído del cielo,
bruñido de verde plateado,
donde cantan sus ninfas
mientras se están peinando.

 Y brilla el sol en sus aguas
y ríe el verde charco,
sabiendo que con su arrullo
el alma te está robando.

Charco verde, charco verde
qué bien te lo estás callando.
Son tantos los amores que tienes
y tus amores te quieren tanto,
que tú les alegras la vida
si el camino les da cansancio.

 Qué bonito es el camino
¡Cuánto te quiero charco!
 
 
 

1 comentario:

  1. ¡ Qué luces tiene este cuadro Juan! Me encanta.Y no es el único. son casi todos.
    José Luis

    ResponderEliminar